Buscar
  • MIRROOU

Historia de mi última Media Maratón

Esta era mi cuarta Media Maratón, y como todas, tiene una historia detrás.


Fue en Febrero y una semana antes del día decidí, después de darle varias vueltas, que a pesar de estar inscrita no la iba a hacer.


Me inscribí a principios de enero, a pesar de no haber entrenado en los últimos meses, en un impulso impetuoso y con la idea de darle caña y llegar preparada el día de la Media para, al menos, mantener mi marca de años anteriores.


Ese mes que se supone que debía entrenar había tenido mi energía vital baja por distintos motivos y no me quise forzar para entrenar si no me apetecía. Y no lo hice. No corrí más de 10km seguidos ese mes.


Esto me llevó a plantarme la semana antes de la carrera preguntándome: “¿para qué vas a hacerla si no estás entrenada, vas a sufrir y no vas a hacer la marca que quieres?” Y mi Radio Mente me decía “qué pereza ahora sufrir 21Km. No lo hagas, no tienes porque”. Y entonces decidí que no la hacía. Y ya está, así de fácil.


Entonces fue cuando dos días antes, dos compañeros que también iban a correrla, se acercaron a mi mesa y, sabiendo que había decidido no hacerla, me hicieron darle la vuelta al enfoque que le estaba dando a la carrera y darle un significado distinto: “Corre sin pensar en la marca. Simplemente sal y disfruta” “Recoge la toalla que has tirado al suelo, y vuelve a ponértela en el cuello!”


Joder, no super que responderles, cuanta razón vi en ellos y que poco me costó decirles que allí estaría el domingo a primera hora.

Y el domingo a las 8am ahí estábamos, y cómo lo disfruté... sin presión, sin reloj y con muchas ganas de disfrutar de la experiencia de correr por mi ciudad junto a 23.000 personas. Cada una con su historia en cada zancada y cada respiración.

Y sabéis qué pasó? Que fue la Media Maratón más disfrutada de todas, y que además, mantuve mi marca de otros años!


El aprendizaje que obtuve aquí fue que cuando los miedos te bloqueen “coge la toalla que has tirado, y vuélvetela a colgar en el cuello!”, que es importantísimo contar con un entorno que te impulse y te motive. Y que tu cabeza puede pasar de ser tu peor enemiga, a tu mejor amiga cambiando el foco de tus pensamientos.

616 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo